EMBARAZO Y POST-PARTO

  • 8 meses y 1 día después de haber dado a luz, volví a sentir el gusanillo en el estómago por ponerme de nuevo un dorsal.

    El 6 de octubre de 2018 estaba marcado en rojo en mi calendario atlético. Los 10 kms de la Higuero Running Festival eran perfectos para mi vuelta al ruedo. 

    A pesar de llevar poco entrenamiento en mis piernas, quería empezar a competir para ir cogiendo ritmo y acostumbrarme de nuevo a la competición. La experiencia fue mucho mejor de lo esperado y pasé una gran tarde rodeada de mucha gente a la que tengo muchísimo cariño y hacía mucho tiempo que no veía. 

    No os voy a engañar, estaba un poco nerviosa porque no sabía a lo que me iba a enfrentar. Antes, sabía más o menos cual era mi lugar, pero ahora, tras casi dos años fuera de la competición, estaba muy perdida. Soy consciente de que me queda mucho trabajo por delante para volver a ser la que era antes; así que me conciencié a fondo para no dejarme llevar por el ritmo inicial de carrera ni por la euforia de la competición. Mi batalla era otra, salir tranquila y poco a poco ir cogiendo ritmo.

    Estaba feliz por estar de nuevo en una línea de salida y sentir de nuevo ese gusanillo en el estómago.

    Dieron el pistoletazo y comenzó lo bueno. Supe mantener la mente fría y no me dejé llevar por la euforia. Puse mi ritmillo y enganché un grupito de corredores con los que iba muy a gusto. Las sensaciones eran muy buenas y estaba disfrutando como una enana de la carrera y los ánimos del público. ¡Hasta chocaba las palmas a los niños y a mi queridísimo Pablo!

    Los kms pasaban y poco a poco íbamos cogiendo a gente y, ya en el 4 km, me posicioné en 2º lugar. La verdad es que no me lo esperaba. Sabía que quedaba mucho por delante y que si quería mantener esa posición tenía que seguir así. Poco a poco fueron cayendo miembros del grupo, hasta quedarnos sólo Javier y yo. 

    En el 7 km mis fuerzas empezaron a flaquear. La falta de volumen se notaba y mi cuerpo la empezaba a acusar. Javier no paró de animarme para que pelease hasta el final y gracias a él conseguí cruzar la meta en 2ª posición. ¡Estaba tan feliz! Había ido muchísimo mejor de lo que había pensado y, lo mejor de todo, es que disfruté de nuevo como una enana de lo que me apasiona.

    Ahora toca seguir trabajando duro para, paso a paso, volver a ser la de antes. 

Patrocinadores Victory Endurance

alessandraaguilar.weboficial.net usa cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de usuarios y optimizar su servicio. Para más información lea Política de Cookies. ×