EMBARAZO Y POST-PARTO

  • Desde que tengo uso de razón he corrido y disfrutado de cada zancada y experiencia que este precioso deporte me ha brindado.

    Llevo muchísimos años haciendo atletismo y ello se lo debo a mis padres, quienes nos inculcaron, tanto a mi hermano como a mí, la pasión por este deporte desde muy pequeñitos y nunca han dudado en apoyarnos para conseguir nuestros sueños. No siempre ha sido un camino de rosas, pero he disfrutado muchísimo durante mis innumerables años de atleta profesional, en los que he llorado de rabia e impotencia, pero, también de muchísima felicidad. He hecho pista cubierta, pista al aire libre, cross y ruta. Pero para mí, la prueba más fascinante, bonita y exigente que he disputado es LA MARATÓN. Dar el paso a la mítica distancia de Filípides me costó mucho. Le tenía (y sigo teniendo) mucho respeto. En el 2008, movida por la ilusión de estar en JJOO, decidí dar el salto. Rotterdam fue la ciudad elegida y nunca lo olvidaré. Debuté en el 2008 en Rotterdam con 2h29’03”. Creo que ha sido la maratón en la que más he disfrutado de las 16 maratones que llevo disputadas. Ahí probé su magia y me enamoré perdidamente de la distancia (llamarme romántica). Siempre lo he dicho, en el asfalto me siento como pez en el agua y me encanta esa sensación de ser sólo el asfalto y uno mismo. Conocer tu cuerpo y tu mente tan a la perfección que sabes hasta el último gramo de esfuerzo que les puedes pedir y ver, que aun así, hay veces que te sorprenden gratamente. Siempre digo que la maratón es como mi pequeño bebé. Durante 2-3 meses, la cuidas, la mimas, trabajas mucho y hay momentos duros y de mucho cansancio. Pero sigues mimándola y cuidándola porque sabes que el día H recibirás tu recompensa. Porque, independientemente del resultado que salga, siempre te recompensa, ya sea con una buena marca, con un buen puesto, con una gran experiencia, con aprendizaje, con gente maravillosa que encuentras en el camino, etc.

    Seguro que sois muchos los que sentís lo mismo que yo siento por esta prueba. O quizás, por otra prueba diferente. Habéis probado su magia y queréis más. Pero, ¿qué es lo que la hace tan especial? Para cada uno de nosotros, habrá algo diferente que la haga mágica, pero hay una cosa que es común en todos: ERES TÚ SOLO CON LOS 42.195 METROS. Aunque corras rodeado de miles de personas, todas tenemos un objetivo común: CRUZAR LA META. Habrá gente que busque sólo terminarla y, otros, que busquemos una marca o un puesto determinado, pero con cada maratón que preparas y compites, aprendes que sea cual sea el resultado final, lo importante es saber sobreponerte a las dificultades que te encuentras en el camino, superarlas y llegar al final. Esa importante lección, la aprendes en cada maratón que preparas y compites y, también, es una lección que aprendes de la gente que comparte la pasión por este deporte y esta prueba en concreto. Por eso, cuando alguien te cuenta su experiencia maratoniana, te sientes identificado con él, porque independientemente del nivel de cada persona, todos vamos a terminar de contar nuestra experiencia orgullosos de ser FINISHERS.

    Antes os decía que para mí la maratón era como mi pequeño bebé. Pues bien, ahora me enfrento a la maratón más emocionante de mi vida, la de SER MAMÁ. Embarazada ya de 18 semanas, me siento feliz, nerviosa y muy emocionada ante esta nueva etapa que estoy viviendo. 

    Al igual que cuando corría maratón, voy kilómetro a kilómetro, disfrutando de las sensaciones y emociones que vives en cada uno de ellos. Se puede decir que ya estoy llegando al ecuador de la prueba. Me siento genial y con unas ganas locas de llegar al final y tener a mi pequeña Ariadna en brazos. El atletismo no ha dejado de ser parte de mi vida, simplemente he cambiado los objetivos y bajado la intensidad. Sigo corriendo despacito, haciendo gimnasio y pilates prenatal, todo ello para mantenerme sana, mantener sana a mi peque y prepararme para lo que viene.

    La maratón más importante de mi vida ya está aquí.

Patrocinadores Victory Endurance

alessandraaguilar.weboficial.net usa cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de usuarios y optimizar su servicio. Para más información lea Política de Cookies. ×