EMBARAZO Y POST-PARTO

  • Ya en mi semana 31 de embarazo, veo cada vez más cerca el dulce momento que tantas ganas tengo de vivir.

    Al igual que cuando haces una maratón, en el embarazo llega un momento en el que tu cuerpo y mente empiezan a notar los efectos del mismo. Los que habéis hecho una maratón, sabéis que a partir del 30 empieza lo bueno. Tus piernas empiezan a notar ya la pesadez de los kilómetros y tu mente empieza a luchar con ese cansancio y los pensamientos negativos que te parecen cuando empiezas a sufrir. Sabes que queda poco y estás deseando llegar, por ello es clave saber manejar la situación y no dejarte vencer por esa ansiedad. ¡Pues así es como empiezo a sentirme yo en la fase del embarazo en la que estoy! La barriga me pesa más, hay días en los que tengo la sensación de que vas a explotar, duermo peor, me canso más, me cuesta levantarte del sofá, atarme las zapatillas es todo un reto, me cuesta más hacer la digestión... Y, a todo ello, hay que añadirle las ganas locas que tienes de verla la carita, tenerla entre tus brazos, achucharla y comerla a besos. ¡Con razón dicen que los dos últimos meses son los más largos!

    Mi princesa ya pesa 1.5 kgs, está sanísima y no para quieta. ¡Está moviéndose todo el día! Me encanta sentirla y seguir con mi mano sus movimientos, y ver como sus pequeñitas partes del cuerpo van apareciendo por mi barrigola.  También está colocada y encajada, deseando venir al mundo ya (aunque con todo lo que se mueve es capaz de desencajarse). Así que me han dicho que tengo que ser buena, armarme de paciencia y hacer una vida más relajada para que aguante dentro lo máximo posible. ¡Se acabaron mis largas caminatas! Pero eso no quiere decir que no pueda hacer nada. Me dejan salir a dar 2-3 paseos al día de 15' y también me dejan seguir con mi pilates prenatal. 

    Para mantener mi mente ocupada, estoy aprovechando para leer, estudiar, avanzar en proyectos, preparar con mimo la habitación para su llegada y hablarle mucho. Porque al igual que cuando competía, cuando ves que se acerca el final, tienes que frenar ese impulso y ansia por querer llegar ya. 

    Las Navidades están cerca y eso hará que las semanas se pasen más rápido. Mientras tanto, haré casi a mi madre y su sabio consejo: "aprovecha ahora y descansa que luego no vas a poder". Y no os voy a engañar, aunque a veces se haga pesado, también tiene su lado bueno, ¡lo mucho que me están mimando y cuidando! :)

Patrocinadores Victory Endurance

alessandraaguilar.weboficial.net usa cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de usuarios y optimizar su servicio. Para más información lea Política de Cookies. ×