CONSEJOS

  • Si aprendemos a escuchar los síntomas, se pueden evitar o minimizar sus síntomas.

    Cuando practicas deporte, las lesiones tarde o temprano terminan haciendo acto de presencia. Pero si sabes reconocer los síntomas, aprendes a escuchar tu cuerpo, haces caso a los profesionales y te armas de paciencia, verás cómo desaparecen antes de lo que piensas. A continuación, os voy a dar una serie de consejos que he ido aprendiendo con los años y que me han ayudado en mi práctica deportiva. 

    1º) PRINCIPIO DE PROGRESIÓN. Seguro que alguno se está preguntando a qué me refiero. Muy fácil: ir poco a poco. Estáis empezando a correr y para muchos de vosotros es la primera vez que practicáis deporte. Id despacio, respetando los tiempos que marca vuestro cuerpo. No queráis correr de golpe 30’ cuando nunca habéis hecho 5’. Al principio, no corráis todos los días de la semana. Si tenéis tiempo y os apetece hacer deporte, combinarlo con caminar, bici, piscina, elíptica, etc. Otros deportes en los que no hay impacto y ayuden a vuestro cuerpo a adaptarse mejor al running. ¿Por qué esto es importante? Correr es un deporte de impacto y, los que os estáis iniciando, no tenéis la musculatura preparada para ello, de ahí la importancia de la progresión. No te fijes en lo que hacen los demás. El running es individual, escucha tu cuerpo y respeta tus ritmos. Con ello conseguirás que tu musculatura se vaya fortaleciendo poco a poco y así, conseguirás evitar sobrecargas musculares fuertes, tendinitis, fascitis, etc.

    2º) ESTIRAR. Los estiramientos son sagrados en el entrenamiento. Así que cuando estés planificando cuando salir a correr y el tiempo que tienes que para ello, no te olvides de contabilizar 5’-10’ para estirar bien. Con ello, ayudarás a que tu musculatura se relaje y asimile mejor el trabajo realizado. Notarás que hay partes que se te sobrecargan más que otras. En ellas haz más hincapié. ¡Ya empezáis a conocer un poquito mejor vuestro cuerpo!

    3º) FORTALECIMIENTO. Correr es importante, pero el fortalecimiento también. Si podéis hacer gimnasio 1 vez a la semana sería genial. Poco peso, varias repeticiones y trabajando todos los grupos musculares. Un cuerpo fortalecido, soporta, asimila y recupera mejor los entrenamientos. No os olvidéis de trabajar las lumbares y los abdominales, muy importantes para evitar problemas de espalda. Si no podéis ir a un gimnasio, podéis hacer el fortalecimiento en casa o en el parque o por donde salgáis a correr. Trabajo de abdominales, brazos y lumbares se puede hacer en casa perfectamente. Y las escaleras, los bancos, las cuestas, etc., también te ayudan a fortalecer.

    4ª) HIDRATACIÓN Y ALIMENTACIÓN. Muy importante. De nada te vale salir a correr si luego no cuidas estos aspectos. La hidratación antes, durante y tras el entreno es clave. Durante y tras el entrenamiento lo recomendable es beber agua con sales minerales o bebidas isotónicas ¿Por qué? Con el ejercicio pierdes sales minerales que tu cuerpo tiene que recuperar. ¿Qué pasa si no lo haces? Pues vienen las fuertes sobrecargas musculares, calambres e, incluso, roturas de fibras. El músculo no tiene los nutrientes que necesita, y se va debilitando hasta que no aguanta más. Y hay que seguir bebiendo agua y zumos naturales de frutas a lo largo del día. Veréis que los atletas siempre vamos con nuestra botellita de agua encima. Lo mismo pasa con la alimentación. Al cuerpo hay que ayudarle a reponerse del esfuerzo y para ello es necesario que comamos de una manera sana y equilibrada. Frutas, verduras, legumbres, carnes, pescados e hidratos tienen que formar parte de vuestra dieta. Una correcta alimentación e hidratación ayudará a tu cuerpo a recuperar mejor y antes los entrenamientos. Además, al tener el músculo bien alimentado e hidratado, evitaréis lesiones.

    5º) ZAPATILLAS. ¡Muy, muy importante que corráis con una zapatilla de running! Y esto lo digo porque me he cruzado con mucha gente que corre con zapatillas de tenis, baloncesto, de paseo y, os puedo asegurar que esa gente ha tenido lesiones a causa de ello. Pensar que la zapatilla es lo más importante. Es la que nos protege del impacto contra el suelo, la que amortigua nuestra pisada. No escatiméis en la compra de la zapatilla. Si estáis perdidos porque hay muchas y no sabéis cual comprar, acudir a las tiendas de running especializadas, allí os asesorarán muy bien. Comprar la zapatilla con la que os encontréis cómodos y con una buena amortiguación. Para mí, las ASICS NIMBUS Y ASICS CUMULUS, son unas zapatillas perfectas para que los que os iniciáis en el running. Amortiguan, protegen, no pesan. Como siempre digo: “EL MUST HAVE DE MI ARMARIO”. La zapatilla adecuada te evitará muchísimos dolores y lesiones.

    6º) DESCANSO. Es fundamental para que el cuerpo no se resienta. Muchos tenéis que hacer malabares con la vida laboral, familiar y vuestro tiempo de entrenamiento. No forcéis el cuerpo. Si una noche no has dormido apenas porque un niño ha estado malo o porque tienes mucho trabajo, no pasa nada porque no salgas a correr y te quedes en casa descansando. Entrenar estando reventado no vale de nada. Bueno para algo vale, para lesionarte. Así que ya sabéis, aprender a escuchar vuestro cuerpo y hacerle caso. Yo siempre digo que “el cuerpo es sabio” y, ¡es verdad!

    7º) AL PRIMER SÍNTOMA, ¡PARA! Muchas veces tardamos en recuperarnos de las lesiones porque no hacemos caso al cuerpo ni a los profesionales y nos pueden más las ganas. Y, ¿cuál es el resultado? Pues que a lo mejor una lesión que se podía curar en semanas, pasan a durar meses o se complican de lo lindo. En cuanto notéis la primera molestia, parar. Ir a ver a vuestro médico y fisio deportivo para valorar a que se puede deber. A veces son contracturas muy fuertes y con unas buenas sesiones de fisioterapia se van. Pero, otras veces, son principios de tendinitis, periostitis, fascitis, etc.; cosas más graves que cogidas a tiempo, se curan fácilmente.

    8º) NO OS VOLVÁIS LOCOS. Si os diagnostican una lesión y tenéis que parar, ¡hacerlo! Seguir a pies juntillas lo que os diga vuestro médico y fisio. Muchas veces pensamos: no pasa nada por salir y probar. Y, luego, resulta que sí que pasa porque volvemos a recaer y el trabajo realizado no vale de nada y hay que volver a empezar. Con lo que alargamos el tiempo de recuperación y vuelta al entreno. Así que hacerles caso y no os volváis locos. Dejaros asesorar, armaros de paciencia y pensar en lo felices que vais a ser cuando volváis a correr.

     

Patrocinadores Victory Endurance

alessandraaguilar.weboficial.net usa cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de usuarios y optimizar su servicio. Para más información lea Política de Cookies. ×